Seeds Crack

En Español Baja

I was thinking I wanted to do this as a video, but then who wants to see me randomly sobbing. Right. It isn’t a sadness but a seed cracking open.

What I know about myself is that preparing a show is always an emotional experience. You take what you are doing to put it on display and you ask people to look at it. Judgement? Sharing? Compassion? Identification? Add on top the theme of my show transmutation. I’ve been thinking of this in two realms; physical and mental. Physically addressing the changes in my body related to the medicines and their side effects. Mentally taking the time to pay attention to where my mind and soul are going…transforming.

Yesterday was a heavy day. I gave a food tour to two people from the Bay Area that lasted 7 hours. Walking, eating, talking, and meanwhile this seed inside me bumping against the walls of my chest. “Hey you! I am here! Hello!?!?!” Me talking about history and culture listening to the rhythm of my seeded soul popping like jumping beans begging for attention. I arrived home to a new guest. A sweet woman backpacking from Bolivia who needs some escape from her travel partner. She took the room for peach and quiet. I tried to go to bed early and ended up watching several episodes of Good Girls on Netflix wanting to suppress the noise in my head, heart, and body aches. Of course that did not work.

I never really slept since the neighbors decided to have a fiesta which at 10AM on Sunday is still going strong. I felt my temper rise at the inconsideration of it all. I screamed “OYE – la musica por favor” in my deepest teacher voice. No effect. That rarely happens. I brushed my teeth and took CuCu out for a walk. Fighting the urge to enter the open gate of the neighbors to go complain in person. I don’t have good history with those sorts of interactions. Played it out and decided it was not a favorable option. Took several deep breathes and walked forward to Reforma. Sunday it is closed for bikes, dogs, and the general public. At 7AM no one was out yet. We went over to Jardin del Arte and sat down at a small fonda for breakfast. After eating we escaped to a side street to sit on a bench and there it happened. I broke into tears.

What’s happening? All day different experiences of people and their responses to HIV. Indirect examples of stigma. A friend finds out his partner is positive. He calls to ask for advice how to address it but it is all about him not the other. I remind him that his fears are his, but his partner’s fears are now the theme of the day. He needs to know that you aren’t going to abandon him. His greatest fear – or mine – is being realized through a diagnosis that carries a huge meaning culturally. What he needs is to be reminded you aren’t leaving. You can’t demonstrate that if it’s about you. Use your own support network for you and be there for him. Another friend stops by. I know the man as HIV positive and he is sitting in a studio filled with art for my exhibition about the stigma of HIV juxtaposed against his own personal response. He is in the closet about his status and I am one of 2 people who know. Here I am full on exhibitionist breaking down what I am going through hoping to spare someone else the pain. Here he is fully wrapped and presented but only to himself.

What am I saying? Each of these friends is coping in their own ways but we are all tied together and experiencing the same stigma. Some of it from our own selves and some of it from outside sources. The stigma, or prejudice, is alive and energetically moving through us all. We are all making decisions about how we cope with that. One is not better than another, but it demonstrates the power of how we are still coping with the fallout of AIDS in the 80s forward.

41

I sit here in this room filled with colors and textures. Photos and paintings. My heart is ripping open and I am working to understand this transformation I am going through. It wouldn’t be happening if I weren’t able to handle it, so my job is to give it the space and listen to the messages. What am I hearing?

You are enough. It is enough. This stigma has been a passenger inside myself since I was 14, sitting on the floor in front of my parents in Greenwood, Indiana, watching Dan Rather announce a “Gay Cancer”. “Do you think they know I am gay? OMG. I am going to die.” Then I began to mature physically and connect my sexuality to a community, but the community was dying. Friends my age (18) were dropping off around me. Conflicted with this new power of discovering my sexuality and fully aware my love was translating to a gun to my head. I did what I was capable of doing and shut myself down. In the same moment my friend was murdered in a hate crime and I had already been the victim of several attacks. I packed my bags and began a pattern of running from my fear by masking it in some sense of adventure for the world.

36

Things changed. Medicines started to be introduced that prolonged the lives of my friends. My volunteer work and activism died off by the time I was 30. Life shifted and changed, but the root of fear remained in me. On November 16, 2018 I tested positive. Without a moment of hesitation that pain immediately stepped to the front of the line to reintroduce itself. Since that day I’d decided to not suppress it anymore. I knew I needed to find a way to process it and I knew that my art would be the methodology.

That’s where the TRANSMUTACIÓN began. First I needed to remind myself that I was not alone. That I have a support network I can call on and I needed to release my strict ego to activate it. I’d been photographing the advertisements in the streets for years and only recently begun modifying the images on site. In a moment of pain, I ripped down the entire wall in full display on one of the busiest streets of CDMX. Cathartic. Inside those layers, I saw my friends who were helping me. I saw the people who were reflecting their own fears looking back at me. I saw both looking at each other. I found the Angeles were not only the good but the bad things I was hearing. I knew that if I was going to survive I needed to hear them both. Even in the bad, there is information I would need in my tool kit. But then I got sicker and physically couldn’t get to the streets. When I did get there it was for an hour at a time. I did not give up, but as I spiraled into the physical transmutation from medicines I could barely edit photos. Occasionally, I would reappear in the streets with bursts of energy and managing to roll the paper up into tubes to UBER back to the studio. Piling up and up. Pushing them down to squeeze in more. I had no idea what was next.

In February my mother came for a prescheduled birthday visit. Who knew in that moment it would be when I needed more than I had ever needed her in my life. Only days before my mind had deteriorated to the point of telling me “kill yourself it is over”. But hey, my Mom is coming and how unfair to leave a corpse waiting for her to deal with on her birthday. Death would need to wait. It was not easy to be around me and that was a slightly edited version of my pain in fear of scaring my Mom. I could see the fear in her eyes and it scared me. It was a reflection of what was happening in me looking back at me. Here is where it all changed. She began to touch me, hug me, and show a level of physical attention I’d never received in my 48 years from her. I’m not complaining. It just hit me at a core no one had been able to touch. The walls were falling off. Transmutation had become about my soul not just my body.

That’s when they changed my medicines from the year 1999 to 2010. My mind began to clear and slowly my body released to offer a little more energy. That’s when the painting started. All that paper from the streets in piles began to be stapled to the walls of my studio. The oil pastels emerged and I started working like I did in the streets inside my own studio. The spirit of exploration pushing out the fears I’d reveal to much on the surface. What did I expect? A mob carrying torches?

I knew I needed to make the art, but I also knew my impulse to put it out there would require a new level of courage. The art was also showing me I am strong enough to do it. I could put this up on a wall and let it be what it needed to be for whomever was going to see it. That knowledge did not stop the fears or pains of the process. It maginified them so I dove in deeper. Sometimes pushing my physical self to exhaustion. Sometimes pushing my soul to sobbing or screaming in the streets. I am loco by cultural standards. I am cracked open like a seed pushing upward to the sunlight.

Honestly, I am terrified for June 18th. That’s the opening day of my show. I know it is not an end in the process, but a pause to stand back and see what I did with all that emotion. It demonstrates to me many things:

  1. I did not succumb to my fear.
  2. I let people in instead of shut them out as I had done for many years.
  3. I projected all that emotion on the surface of my papers instead of using other people, substances, or habits to stuff it down.
  4. I asked for help. Not just screaming HELP. I asked specifically for what I needed to specific people. Some showed up and others ran away. Meh. People do what they are capable of at that moment.
  5. I turned my voice into art and then found a way to have a conversation. The show. The fundraiser. The potential of a little cash to put a net over the bottom to prevent others from potentially not getting what they would need for their own journey.
  6. and more….

It’s enough to say I am fully awake. I’m raw. I’m ready to move through this world. I am listening. I am taking care of myself also.

Check out the fundraiser at https://www.gofundme.com/AngelesEnMexico 

More about the show http://chromaticexplorer.com/angeles-en-mexico/

#MichealSwank #instagay #artist #queerart #interventions#contemporaryART #chromaticexplorer #creativity #proyectoresidencia#artgallery #artcollector #instagood #instahomo #gayart #give #mexico#artistoninstagram #ciudaddemexico #artoftheday #art #style #photo#foto #endhivstigma #transmutation #artdealer #donate #prejudice

Estaba pensando que quería hacer esto como un video, pero luego quién quiere verme sollozando al azar. Cierto. No es una tristeza, sino una semilla que se abre.

Lo que sé de mí mismo es que preparar un espectáculo es siempre una experiencia emocional. Tomas lo que estás haciendo para exhibirlo y le pides a la gente que lo vea. ¿Juicio? ¿Compartir? ¿Compasión? ¿Identificación? Añade encima el tema de mi espectáculo de transmutación. He estado pensando en esto en dos ámbitos: físico y mental. Tratar físicamente los cambios en mi cuerpo relacionados con los medicamentos y sus efectos secundarios. Mentalmente tomándome el tiempo para prestar atención a hacia dónde van mi mente y mi alma…transformando.

Ayer fue un día pesado. Le di un tour de comida a dos personas del Área de la Bahía que duró 7 horas. Caminando, comiendo, hablando, y mientras tanto esta semilla dentro de mí chocando contra las paredes de mi pecho. “¡Eh, tú! Estoy aquí! Hola!?!?!” Yo hablando de historia y cultura escuchando el ritmo de mi alma sembrada estallando como frijoles saltarines rogando por atención. Llegué a casa con un nuevo invitado. Una dulce mujer boliviana de mochila que necesita escapar de su compañero de viaje. Tomó la habitación para el melocotón y la tranquilidad. Intenté acostarme temprano y terminé viendo varios episodios de Good Girls en Netflix queriendo suprimir el ruido de mis dolores de cabeza, corazón y cuerpo. Por supuesto que eso no funcionó.

Nunca he dormido bien ya que los vecinos decidieron hacer una fiesta que a las 10 de la mañana del domingo sigue en pie. Sentí que mi temperamento se elevaba ante la desconsideración de todo esto. Grité “OYE – la musica por favor” en la voz más profunda de mi maestro. Ningún efecto. Eso rara vez sucede. Me lavé los dientes y saqué a CuCu a pasear. Luchar contra el impulso de entrar por la puerta abierta de los vecinos para ir a quejarse en persona. No tengo una buena historia con ese tipo de interacciones. Lo jugó y decidió que no era una opción favorable. Respiró hondo varias veces y caminó hacia Reforma. El domingo está cerrado para bicicletas, perros y público en general. A las 7 de la mañana nadie había salido todavía. Fuimos al Jardín del Arte y nos sentamos a desayunar en una fonda pequeña. Después de comer nos escapamos a una calle lateral para sentarnos en un banco y allí sucedió. Me eché a llorar.

¿Qué está pasando? Todo el día diferentes experiencias de las personas y sus respuestas al VIH. Ejemplos indirectos de estigmatización. Un amigo descubre que su pareja es positiva. Llama para pedir consejo sobre cómo abordarlo, pero todo se trata de él y no del otro. Le recuerdo que sus miedos son suyos, pero los miedos de su pareja son ahora el tema del día. Necesita saber que no lo vas a abandonar. Su mayor temor, o el mío, se está realizando a través de un diagnóstico que tiene un gran significado cultural. Lo que necesita es que le recuerden que no te vas. No puedes demostrarlo si se trata de ti. Use su propia red de apoyo para usted y esté ahí para él. Otro amigo pasa por aquí. Conozco al hombre como VIH positivo y está sentado en un estudio lleno de arte para mi exposición sobre el estigma del VIH yuxtapuesto a su propia respuesta personal. Él está en el armario sobre su estado y yo soy una de las dos personas que lo saben. Aquí estoy lleno de exhibicionista rompiendo lo que estoy pasando con la esperanza de ahorrarle a alguien más el dolor. Aquí está completamente envuelto y presentado, pero sólo para sí mismo.

¿Qué estoy diciendo? Cada uno de estos amigos se las arregla a su manera, pero todos estamos atados y experimentamos el mismo estigma. Algunas de ellas de nosotros mismos y otras de fuentes externas. El estigma, o prejuicio, está vivo y se mueve energéticamente a través de todos nosotros. Todos estamos tomando decisiones sobre cómo hacer frente a esto. Uno no es mejor que otro, pero demuestra el poder de cómo seguimos haciendo frente a las consecuencias del SIDA en los años 80.

Me siento aquí en esta habitación llena de colores y texturas. Fotos y pinturas. Mi corazón se está abriendo y estoy trabajando para entender esta transformación por la que estoy pasando. No estaría sucediendo si no fuera capaz de manejarlo, así que mi trabajo es darle el espacio y escuchar los mensajes. ¿Qué estoy escuchando?

Eres suficiente. Es suficiente. Este estigma ha sido un pasajero dentro de mí desde que tenía 14 años, sentado en el suelo frente a mis padres en Greenwood, Indiana, viendo a Dan Rather anunciar un “Cáncer Gay”. “¿Crees que saben que soy gay? OMG. Voy a morir.” Luego empecé a madurar físicamente y a conectar mi sexualidad con una comunidad, pero la comunidad estaba muriendo. Amigos de mi edad (18) estaban dejando a mi alrededor. En conflicto con este nuevo poder de descubrir mi sexualidad y plenamente consciente de que mi amor se traducía en una pistola en la cabeza. Hice lo que era capaz de hacer y me apagué. En el mismo momento mi amigo fue asesinado en un crimen de odio y yo ya había sido víctima de varios ataques. Hice las maletas y empecé a huir de mi miedo enmascarándolo en algún sentido de aventura para el mundo.

Las cosas cambiaron. Comenzaron a introducirse medicamentos que prolongaron la vida de mis amigos. Mi trabajo voluntario y mi activismo desaparecieron a los 30 años. La vida cambió y cambió, pero la raíz del miedo permaneció en mí. El 16 de noviembre de 2018 di positivo. Sin dudarlo un instante, ese dolor se puso inmediatamente al frente de la fila para reintroducirse. Desde ese día decidí no suprimirlo más. Sabía que necesitaba encontrar una manera de procesarlo y sabía que mi arte sería la metodología.

Ahí empezó la TRANSMUTACIÓN. Primero necesitaba recordarme a mí misma que no estaba sola. Que tengo una red de apoyo a la que puedo recurrir y necesitaba liberar mi ego estricto para activarla. Había estado fotografiando los anuncios en las calles durante años y sólo recientemente comencé a modificar las imágenes en el sitio. En un momento de dolor, derribé toda la pared en plena exhibición en una de las calles más transitadas de CDMX. Catártico. Dentro de esas capas, vi a mis amigos que me estaban ayudando. Vi a la gente que reflejaba sus propios temores mirándome. Vi a ambos mirándose el uno al otro. Descubrí que los Ángeles no sólo eran las cosas buenas sino también las malas que escuchaba. Sabía que si iba a sobrevivir, necesitaba escuchar a los dos. Incluso en los malos, hay información que necesitaría en mi kit de herramientas. Pero luego me enfermé más y físicamente no pude salir a la calle. Cuando llegué allí fue durante una hora cada vez. No me di por vencido, pero a medida que entraba en la transmutación física de las medicinas, apenas podía editar fotos. Ocasionalmente, reaparecía en las calles con estallidos de energía y lograba enrollar el papel en tubos para que UBER volviera al estudio. Se amontonan y se levantan. Empujándolos hacia abajo para apretar más. No tenía ni idea de lo que vendría después.

En febrero mi madre vino para una visita de cumpleaños programada. Quién sabía que en ese momento sería cuando yo necesitaba más de lo que la había necesitado en mi vida. Sólo unos días antes mi mente se había deteriorado hasta el punto de decirme “mátate, se acabó”. Pero oye, mi mamá viene y qué injusto es dejar a un cadáver esperando a que ella se encargue de su cumpleaños. La muerte tendría que esperar. No era fácil estar cerca de mí y esa era una versión ligeramente editada de mi dolor por miedo a asustar a mi mamá. Pude ver el miedo en sus ojos y me asustó. Era un reflejo de lo que estaba sucediendo en mí al mirarme. Aquí es donde todo cambió. Empezó a tocarme, a abrazarme y a mostrar un nivel de atención física que nunca había recibido de ella en mis 48 años. No me estoy quejando. Me golpeó en un núcleo que nadie había podido tocar. Las paredes se estaban cayendo. La transmutación se había convertido en mi alma y no sólo en mi cuerpo.

Fue entonces cuando cambiaron mis medicamentos del año 1999 al 2010. Mi mente comenzó a aclarar y lentamente mi cuerpo se liberó para ofrecer un poco más de energía. Ahí fue cuando empezó el cuadro. Todo ese papel de las calles en pilas comenzó a ser grapado en las paredes de mi estudio. Surgieron los pasteles al óleo y empecé a trabajar como lo hacía en las calles dentro de mi propio estudio. El espíritu de exploración hace salir los temores que revelaría en la superficie. ¿Qué es lo que esperaba? ¿Una turba con antorchas?

Sabía que tenía que hacer el arte, pero también sabía que mi impulso por sacarlo a la luz requeriría un nuevo nivel de coraje. El arte también me estaba mostrando que soy lo suficientemente fuerte para hacerlo. Podría poner esto en una pared y dejar que fuera lo que necesitaba ser para quienquiera que fuera a verlo. Ese conocimiento no detuvo los temores ni los dolores del proceso. Los maginificó, así que me sumergí más profundamente. A veces empujando a mi ser físico al agotamiento. A veces empujando mi alma a sollozar o a gritar en las calles. Estoy loco por los estándares culturales. Estoy agrietado como una semilla que empuja hacia arriba a la luz del sol.

Sinceramente, estoy aterrorizado por el 18 de junio. Es el día de la inauguración de mi espectáculo. Sé que no es un final en el proceso, sino una pausa para dar un paso atrás y ver lo que hice con toda esa emoción. Me demuestra muchas cosas:

No sucumbí a mi miedo. Dejé entrar a la gente en vez de dejarla fuera como lo había hecho durante muchos años. Proyecté toda esa emoción en la superficie de mis papeles en vez de usar otras personas, sustancias o hábitos para rellenarlos. No sólo gritando AYUDA. Pedí específicamente lo que necesitaba para personas específicas. Algunos aparecieron y otros huyeron. Meh. La gente hace lo que es capaz de hacer en ese momento. </Convertí mi voz en arte y luego encontré la manera de tener una conversación. El show. La recaudación de fondos. El potencial de un poco de dinero en efectivo para poner una red sobre el fondo para evitar que otros no obtengan potencialmente lo que necesitarían para su propio viaje.

Es suficiente para decir que estoy completamente despierto. Estoy en carne viva. Estoy listo para moverme por este mundo. Estoy escuchando. Yo también me estoy cuidando a mí mismo.